Siempre quise un tatuaje, pero nunca me decidí a hacerlo. Cuando falleció mi madre lo tuve claro, su signo (Escorpio) y el mío (Capricornio) entrelazados para siempre. Te echo de menos mamá.