Hace unos años sufrí un accidente con el coche el cual acabó encima de mi pierna justo donde se encuentra el tatuaje. “Lo que no te mata te hace más fuerte” es lo que me repetía para salir de aquella. Mi fuerza mental fue esencial para mi recuperación y seguir adelante sin miedo, lo cual puedo aplicar a cualquier ámbito de mi vida y mirando este tatuaje lo tendré presente por siempre.